Después de tanta lluvia en los pueblos del valle, con el primer rayo de sol nos hemos ido a la frontera a buscar la nieve reciente. Como destino elegimos el clásico ascenso al pico Cuylaret 2.286m

En hora y media de marcha nos pusimos en la cumbre, un mirador excepcional que en un día de cielos limpios y poco viento hemos podido disfrutar en pleno mayo una estampa completamente invernal de los valles de Tena, Ossau y Canal Roya.

El Diente de Soques, suele ser una esquiada típica de la primavera, porque guarda bien la nieve casi desde el coche, y nos ofrece un desnivel esquiable de más o menos 1100 metros con todo tipo de dificultades a elegir según usuario, je je je.