esqui-travesía-montaña

Aunque el esquí de travesía o de montaña naciera con la finalidad de desplazamiento como medio de transporte, hoy en día disfrutamos de lo que se ha convertido en una modalidad deportiva. Gracias a la tecnología que más ha crecido en los últimos años y han evolucionado el mundo del esquí, sobre todo del esquí nordico, el esquí de travesía se ha beneficiado de ello.

Buscando la manera de sacar un mayor rendimiento a su faceta recreativa o damos unos consejos para ganar en tiempo y en seguridad la práctica de este maravilloso deporte.

Esqui de travesía, que tenemos que saber

Equipo y material

Los esquís de travesía son más ligeros que los actuales esquís de pista, dependiendo el tipo de travesía que vayamos a hacer elegiremos unos u otros, más ligeros, de patín más ancho, con o sin rocker. En cuanto a la talla del esquí nos la determinará el tipo de esquí que vayamos a utilizar.

Fijaciones: La diferencia del esquí de travesía al esquí de pista recae en la talonera, liberada en el esqui de travesía. Durante unos años hemos tenido dos grandes tipos de fijaciones la Dynafit, conocida por su sistema PIN de sujeción en la punta de la bota, siendo dos piezas independiente y la fijación tipo Diamir, donde una barra ligera convertia en un único bloque la fijación. Desde hace ya dos, con la liberalización de la patente de Dynafit, los fabricantes están sacando modelos de todo tipo.

Pieles de foca: Son bandas longitudinales que se adhieren a lo largo de la suela del esquí. Indispensables para progresar en el ascenso. Conviene secarlas bien después de cada travesía, limpiarlas y renovar el pegamento de vez en cuando. Aunque a pesar de que son hidrófugas, conviene en nieves muy humedas, con la finalidad de que no se nos engache la nieve a la foca, aplicar alguna cera o parafina tapando poros y evitar el apelmazamiento de la nieve.

Cuchillas: Muy útiles en nieves duras o cuando la focas no agarran bien. Importante echarnoslas en la mochila.

Arva, pala y sonda: El Arva requeriría todo un post sobre su manejo, hoy en día existen Arvas digitales de 3 canales, es importante informarse bien del manejo de la misma antes de iniciar cualquier travesía que conlleve un mínimo riesgo.

Casco: Complemento indispensable, existen cascos ultraligeros de menos de 300gr. de peso.

Técnicas de progresión

El esquí de travesía es una modalidad en que principalmente andamos y andamos hacia arriba con los esquís, el deslizamiento del esquí se hace sin levantar el esquí del suelo, deslizandolo y apoyando el peso sobre el bastón de la mano contraria.

La trazada es una linea imaginaria que seguiremos en fila india, turnandonos si se tuviese que abrir huella, buscando el lugar idoneo si hubiera que hacer giros. Cuando la pendiente sea moderada, las vueltas para cambiar de dirección se harán poco a poco. En pendientes ya más pronunciadas se utiliza la técnica de la vuelta maría, que consiste en un giro de casi 180 grados.

Para realizar la vuelta maría, lo primeto que tenemos que hacer es asegurarnos que el esquí exterior esté bien plantado en la nieve, y el esquí interior se gira completamente, dando un golpe de talón para que el esquí acompañe la pierna y hacerlo girar rapidamente para salir de la posición incomoda y de peligro.

Las alzas las utilizaremos en lugar de mucha pendiente para ir más comodos en nuestra ascensión, nos ayudaremos de los bastones para ponerlas y quitarlas.

Las cuchillas, imprescindibles en nieves heladas. Un consejo, cuando el terreno tenga mucha pendiente y esté muy helado, con el fin de que las cuchillas se claven bien, quitaremos las alzas.

Aludes

Las aludes y el estado de la nieve requerían un esudio más detallado, aconsejaros que siempre llevéis Arva y miréis el estado de el manto nivoso antes de salir.

Mantenimiento del material

Cera y cantos. Es importante encerar con más frecuencia que un esquí normal, ya que al quitar las focas se suelen llevar parte de la cera que le hemos aplicado. También es importante encerar bien antes de guardar los esquis para la próxima temporada para que queden bien hidratados y evitar así su deterioro. Afilaremos los cantos en cuanto creamos oportuno, si bien pasando la deda del dedo indice por ellos nos podemos hacer a la idea si es necesario.

Pieles de foca: El pegamento de las pieles suele perder su adhesión y es impornte retirar antes de que se solidifique y volver a untar de pegamento las focas.

Alquiler de Material

Disponemos de todo el material necesario en nuestra Tienda de Sallent de Gállego para practicar la actividad, si no tienes equipo te lo alquilamos ;)

Trucos y consejos

El esquí de travesía es una actividad compleja y que puede llegar a ser un tanto peligrosa. Las escuelas de motaña y guías ofrecen cursos para poder iniciarse en esta actividad disfrutando sin exponerse a riesgos innecesarios.

  • Si tenemos que atravesar algún rio o riachulo, importante no mojar las focas.
  • Llevar espadradrapo si no nos pegan bien las focas, nos puede salvar de algún apuro.
  • Si tenemos que calzarnos los esqúis en pendiente, siempre poner primero el esquí de abajo.
  • Siempre se suele quitar las focas en zonas hostiles, como collados donde sopla el viento. En lugar de pegar las focas una con otro y echarlas en la mochila, es preferible usar algún sistema para no pegar una foca con la otra.
  • Llevar mecanismos de frenos de los esquís, convenientemente anclando el esquí a la bota.
  • Echarnos siempre el piolet en la mochila, y llevamos también crampones ajustar el crampón a la bota antes de salir.
Valoración: 
Average: 4.5 (2 votes)