Si bien el GR-11 en todo su recorrido alberta lugares espectaculares, el tramo desde Candanchú hasta Sallent de Gallego, pasando por la estación de esquí de Formigal, es uno de los sitios obligados de paso de todo senderista, ya que la foto del Midi d'Osseau hecha desde los ibones de Anayet es sin duda una de las panoramicas más reproducidas del Pirineo.