Nevadas y tiempo pasado: El pasado viernes 1 de febrero llovió hasta los 2.000-2.100m, humidificando el manto, que heló por debajo de dicha cota con el descenso de las temperaturas y el paso del frente frío de la borrasca Helena el sábado 2, que dejó unos 20-30 cm de nieve muy ventados y desigualmente repartidos. Los vientos violentos del domingo 3 se llevaron mucha nieve, quedando descubierto el manto acanalado en muchas convexidades, con acumulaciones en combas.
Tras la mañana soleada de este pasado lunes 4, por la tarde-noche llegó un frente cálido que el martes 5 dejó lluvia hasta 2.200m y nieve granulada por encima.
Ayer miércoles, la montaña aparecía "acanalada" y dura. Un manto acanalado es sinónimo de manto "libre de tensiones" como bien dice Werner Munter (Libro 3x3 avalancas), sin placas. Nieve dura al amanecer, transformando a nieve primavera con el sol, salvo en llanos y umbrías, que permaneció dura, acanalada, toda la jornada.
1. Peligro accidental: Por encima de los 2.300-2.400 m podemos tener placas todavía presentes, que se han ido estabilizando en las laderas al sol, pudiendo permanecer todavía algunas en umbrías, donde deberemos trazar con precaución en cuanto nos metamos en inclinaciones superiores a los 30º (separación de esquiadores, ARVA, pala y sonda) en cotas altas
2 Peligro natural (nieve húmeda): En las laderas más inclinadas orientadas al sol, posibilidad de coladas o aludes de nieve húmeda tras el mediodía, de tamaño pequeño, con alguna de tamaño mediano.
 
Estado de la nieve: Dura por las mañanas y con aspecto acanalado. Conforme las laderas van viendo el sol (a media mañana en las SE, al mediodía en las S y algo más tarde en las SW) van transformando a nieve primavera, muy agradable de esquiar. En nortes, llanos y zonas umbrías, la nieve permanece dura y, entre 2.200-2.400m, la nieve granulada ha formado una costra helada granulosa, difícil de esquiar y peligrosa si estamos en pendientes de inclinación moderada en umbrías.
Así pues, el peligro por caídas y resbalones es importante en umbrías de inclinación importante (cuchillas/crampones). Las laderas sures ofrecerán este fin de semana las mejores condiciones para el esquí de montaña.
Por encima de 2.400m, nieve trabajada por el viento, acartonada, en llanos y umbrías. Convexidades y lomos desnudos o con nieve dura y acumulaciones en combas. En laderas sures, que han sufrido fusión-rehielo estos días, nieve dura por las mañas, transformando a primavera al mediodía según la orientación al sol de cada ladera.
 
Cota de nieve esquiable y espesores: Se sigue pudiendo esquiar desde el fondo de los valles, con espesores muy buenos para un mes de febrero, con espesores rondando el metro de nieve en Linza y Lizara, con  104 cm en Casa de Piedra y 67 cm en Bachimaña (Sector Balneario de Panticosa), 75 cm en Góriz, 31 cm en el Ángel Orús, 183 cm en La Rensluas y 155 cm en el Cap de Llauset.
Tenemos 1 m de nieve a 1.500m, 130-150 cm a 1.800 m y 2 metros a 2.400m.
 
Tendencia para el fin de semana: Las condiciones se mantendrán el sábado, donde los cielos velados deberían dejar pasar el sol para transformar la nieve. El domingo cruza un frente de nevadas ya por la mañana, que dejará 10 cm en la divisoria y algo más en vertiente norte, conforme rolemos a norte por la tarde.
El peligro aumentará tras el mediodía, por la formación de placas a sotavento, en laderas Estes  y SE principalmente (NE, E y SE). El panorama de la nieve cambiaría de cara al lunes, con unos 5-10 cm de nieve repartidos sobre la nieve acanalada que tenemos estos días. Llegará con una cota de nieve inicial a 1.600m, bajando por la noche a 1.000m y cesando de madrugada. Los vientos del NW al final del día podrían transportar parte de la nieve caída y formar algunas placas en laderas Estes y Sures de cara al lunes, aunque de pequeño tamaño, vistas las cantidades de nieve previstas.
 
Tendencia para la semana que viene: La semana que viene pinta anticiclónica, con progresiva estabilización del manto y un peligro de aludes en descenso progresivo.