Seguimos con un manto estable y denso, tras un mes sin precipitaciones de interés. Hoy, a pesar de la ausencia de rehielo por la noche previa nublada, la nieve ha aguantado firme especialmente por el ambiente fresco con el descenso de la iso 0º a 1.800m.
 
La nieve muestra los penitentes apuntando al sol en las caras sures, tras un mes de sequía. Con el sol van reblandeciéndose, permitiendo un buen esquí en nieve primavera. En nortes, nieve muy cambiante, trabajada por el viento, con zonas heladas, así como en cimas y crestas, en hielo o desnudas, en roca. Hace ya tiempo que el manto necesita nuevas nevadas pues los espesores empiezan a ser precarios para un inicio de marzo.
 
En la divisoria del Pirineo occidental la cota esquiable se sitúa a 1.500m en nortes y por encima de 1.600-1.800m en sures. Más alta en Sobrarbe y Ribagorza, con mucha roca aflorando y distribución muy irregular del manto al llegar allí con vientos del NW las últimas nevadas.
 
Tendencia posterior: Habrá que ver la cota de lluvia/nieve de las precipitaciones que se esperan para la tarde del miércoles, quizás alta, a 2.200-2.400m, bajando luego a 1.600 y finalmente a 1.200m. Llegarán inicialmente con vientos fuertes del SSW y rolarán al final del día a W y NW. Se formarán placas en laderas NE y E en altura y, durante las precipitaciones de lluvia, podrían caer coladas de nieve húmeda por la acción de las lluvias.
No se espera una nevada importante, que realmente hace falta para cambiar este manto nivoso ya muy viejo.
Iremos siguiendo de cerca la entrada de este frente y, con más datos, espero poder contar cómo ha llegado la precipitación, en el boletín del próximo jueves.