avalanchas-y-aludes

Las avalanchas  o aludes no son fenomenos sobrenaturales, es algo más frecuente de lo que pensamos, desgraciadamente es la causa de centenares de muertes cada temporada en Europa. Sin entrar demasiado en materia vamos a intentar explicar un poco cuales son los principales tipos de avalanchas, y como evaluar y reducir el riesgo, ya seamos freerides, esquiadores de travesía o aplinistas.

Tipos de avalanchas

De nieve fresca.

Empieza por un punto y cada vez arrastra más nieve, la nieve arrastrada forma la figura de  pera. Dependiendo de la pendiente se produce el efecto aerosol, por la gran cantidad de nieve que se desplaza por el aire, normalmente a velocidades superiores a 200km/h, así que las probabilidades de escape de la avalancha son nulas. Se producen despues de fuertes nevadas en capas de a paritr de 25cm de espesor.

De Placa.

El más frecuente de los aludes, tienen lugar en cotas altas, y se deben a una superficie de nieve que se desplaza por encima del resto del manto nivoso. Su espesor puede variar de de 10cm a muchos metros. Son las causantes de más muertos

De nieve húmeda.

Se suelen producir en primavera por es la estación del año que da las condiciones óptimas para que se formen, altas temperaturas, lluvias o actividad solar prolongada. Se deslizan lentamente debido a su gran peso.

 


Imagen: Rec Mountain

 

Evaluación del riesgo

El riesgo depende de una probabilidad y de una vulnerabilidad, es decir, de la posibilidad de que se cause la avalancha y de los daños que produce

  Daño potencial
  Daño corporal personal Daño corporal personal Daño corporal personal
  Ningún daño corporal a otros Ningún daño corporal a otros Daño corporal a otro
PROBABILIDAD AVALANCHA
Ningún daño material Daño material Daño material
Media o fuerte Riesgo elevado Riesgo muy elevado Riesgo extremo
Débil Riesgo moderado Riesgo elevado Riesgo muy elevado
Muy débil Riesgo reducido Riesgo moderado Riesgo elevado

 

Riesgo de avalanchas según escala europea

Riesgo débil.

El manto nivoso está estabilizado en la mayoría de pendinetes. Actividades sin restricciones

Riesgo limitado.

En algunas pendinetes empinadas el manto nivoso está moderadamente estabilizado. Elección de itinerarios con precaución.

Riesgo notable.

En numerosas pendientes lo suficientemente empinadas, el manto nivos está débil o moderadamente estabilizado. Evitar las pendientes propicias a aludes. EN RIESGO NOTABLE O 3 ES DONDE MÁS MUERTES SE PRODUCEN.

Riesgo fuerte.

El manto nivoso está débilimente estabilizado en la mayoria de pendientes. Actividad limitada a zonas de pendinete moderada.

Riesgo muy fuerte.

Inestabilidad del manto nivoso. Descartar cualquier tipo de actividad.

 

Evaluación del riesgo

Lluvia durante los últimos días. El manto nivoso no drena bien el agua y esta puede actuar como efecto lubricante.

Nevadas durante los últimos días. Las uniones de las diferentes capas de nieve tardan días en consolidarse. Este peligro disminuirá a medida que empiece a transformarse la nieve.

Viento durante los últimos días. Ocasionan placas de viento, que pueden ocasionar aludes al cabo de los días de una nevada, ya que la capa subyacente no ha quedado soldada.

Temperatura del aire positiva.  Avalanchas espontaneas, no es una relación causa efecto. Puede provocar avalanchas de fondo. Ojito los días de calor y las rutas, podemos meternos en una trampa.

Nieve profunda o muy profunda. A partir de 20 cm, peligro si no presenta cohesión por su fragilidad y si presenta cohesión porque en una avalancha puede arrastrar más nieve.

Nieve mojada. Desconfiar de la nieve mojada sobre todo en grandes y fuertes pendientes.

Manto nivoso irregular. El manto nivoso irregular exige una buena experiencia.

Ventisqueros y cornisas. Atentos y activar los cinco sentidos si son de reciente formación. Importante.

Capa interna frágil. Díficil de dectar y peligrosas por su cizallamiento.

Se ha producido avalancha durante el día o los día anteriores. Las avalanchas vienen a menudo en serie

Fisuras en el manto nivoso. Tienden a producirse avalanchas en zonas donde anteriormente se han hecho grietas o fisuras.

Itinerario poco frecuentado o con pendientes fuertes. La mayoria de avalanchas se producen sobre inclinaciones superiores al 30%, además la fuerza del giro del esquiador es mayor cuanta más inclinación

Participantes con bajo nivel técnico o bajas condiciones físicas. En los casos que vayamos con gente de menos nivel, buscar siempre un plan B de regreso.

Participante no equipado con equipo de rescate (Arva, pala y sonda) o sin experiencia en su manejo. El equipo de rescate no disminuy el riesgo, es imprescindible saber utilizarlo a fondo.

Grupos de más de cinco personas o menos de tres. Los grupos grandes son mucho más lentos y pesados (se produce más sobrecarga sobre el manto nivoso), en cambio los grupos pequeños son más vulnerables en caso de rescate.

 

A continuación os dejamos un video de un alud de placa, ocurrido en Noviembre de 2014 y publicado en la página de La Meteo que Viene

Disponéis de materiales de seguridad en  nuestra tienda online

Valoración: 
Average: 5 (1 vote)